Marrakech, Essaouira y la magia de viajar.

Lo sabéis si me seguís en Instagram: me enamoré de una platanera y bebí cerveza de estraperlo cada noche. Sucedió en Marrakech hace apenas unos días, tan pocos que aun me estoy recuperando de la ruptura con esos troncos fuertes y altos coronados por unas hojas verdísimas y enormes… Ay, ¡platanera de mi amor!

Le regalé los billetes de avión al darling en Reyes porque no sabía cómo sorprender y ser original sin continuar llenando la casa de muñecos y otros objetos frikis de Star Wars. Y elegí Marrakech, además de porque los billetes eran una ganga (ay que vé, que tó lo tengo que contar), porque estaba dentro de mis destinos más deseados, quizá el que más. Sigue leyendo

Prints everywhere! Decorar con láminas.

Después de un finde de retiro rural con amigos, arroz, setas, juegos de mesa y mucho calorcito hogareño, que llegase el lunes me parecía el peor plan ever. Y encima con lluvia. 

Así que lo he aprovechado para hacer tareas algo más slow, preparar pedidos con extra de detalles y seleccionar fotos muy requetebonitas para que las disfrutes desde el sofá, con una mantita, algo de música y una taza caliente de tu bebida favorita.

O al menos así me gusta imaginarte : )

He leído mucho en vuestros correos y mensajes que las láminas os encantan pero que no sabéis dónde ponerlas. Supongo que lo de los marcos os resulta aburrido, a mi también. Por eso he recopilado montón de nuevas ideas sin marcos (aun más low cost) y otras que sí están enmarcadas pero con aire renovado. ¡Disfruta! Sigue leyendo

Más novedades, unas fotos especiales y lo mejor de nuestro viaje a Oporto.

Si sigues la tiendita en Instagram sabrás entonces que no he tenido un verano nada malo. Con más viajes de los que esperaba aunque sin vacaciones (lo de ser #happyfreelance lleva en contrato montar el tenderete en cualquier sitio que tenga WIFI). Estuvimos en Conil de la Frontera y después en Oporto.

El darling me regaló ese destino porque conoce mi alma portuguesa y porque conoce también mis caras de monguer cuando me regalan algo que me hace loca ilusión. Y a él le gustan muchas cosas de mí, pero las caras de pajilacia con un regalo es que le chiflan.

Sigue leyendo